#99 - Reinventando el Food Delivery con Carlos Maribona y Joaquín Mencía de Keatz

May 17, 2019, 04:54 AM

Entrevistamos a Carlos Maribona y Joaquín Mencía, co-fundadores de Keatz, unos restaurantes fantasma que están revolucionando el mundo del food-delivery.

• Las notas del episodio con enlaces e información adicional en: https://en.digital/podcast/99-reinventando-food-delivery-carlos-maribona-joaquin-mencia-keatz

• Recibe contenidos exclusivos y acceso a nuestros sorteos en nuestra newsletter: https://en.digital/suscribete

• Escúchanos en iTunes: https://apple.co/2Ce0WLR

• Escúchanos en Spotify: https://spoti.fi/2J71FP9

• Nuestro canal de YouTube: https://bit.ly/2yAJWMC

• Música de Cabecera: "Podcasting from Hell" por Hellaven https://bit.ly/2S4icwj

▼ También puedes seguirnos en nuestras redes sociales donde esperamos vuestros comentarios y también compartimos noticias de actualidad del mundo digital

• Twitter: https://twitter.com/endigitalp

• Facebook: https://www.facebook.com/EnDigitalPodcast

• LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/en-digital-podcast/


Después de un día de mucho trabajo, se moría de hambre, pero no tenía cocina ni nada que comer en su casa. Por eso se acercó a comprar algo que echarse a la boca al establecimiento donde solía ir todos los días.

Mientras andaba, sintió cómo en el ambiente había una especie de ligerísimo polvo. Una especie de finísima lluvia de polvo que apenas se sentía si no prestabas mucha atención.

Al rato, mientras estaba esperando a que le sirvieran la cena para podérsela llevar a su casa, empezó a oir un gran estruendo. Parecía que estaban cayendo cosas del cielo. En los alrededores se empezaban a sentir gritos, y cogiendo el pan con queso caliente y miel que le acababan de servir, salió del Termopolio a ver qué estaba pasando.

El Vesubio había entrado en erupción y piedras volcánicas de varios kilos de peso estaban cayendo por toda Pompeya. También se empezaban a sentir vapores de azufre que iban penetrando por cualquier rendija y hendidura de las villas. No sabía qué hacer, si seguía andando alguna piedra le caería encima, así que entró en una casa que estaba abierta buscando refugio

Alrededor de 5000 personas murieron durante esta erupción del Vesubio, y ya conocemos todos cómo quedó Pompeya totalmente sepultada por los efectos del volcán.

Dentro de las ruinas de Pompeya se han encontrado algunos Termopolios en muy buen estado, lo cuál ha permitido demostrar la existencia de esta especie de restaurantes de comida rápida para llevar en la antigua Roma, muchísimo antes de lo que muchos imaginábamos. Solo en Pompeya existían más de 150 establecimientos de este tipo.

Estos precursores de los restaurantes modernos ofrecían comidas para llevar para los estratos más pobres de la Sociedad Romana, que no podían permitirse tener una cocina en su casa. Se solía comer una especie de pizza sin tomate a base de queso y cebollas, o bien comidas sencillas como sopas, encurtidos, pescados en salazón, jamón y, por supuesto, vino.

Durante el mismo periodo temporal, entre el 200 antes de Cristo y el 200 después de Cristo, en Asia se estaba desarrollando también otro precursor del fast-food. Durante esta época eran más o menos comunes los puestos de noodles que estaban abiertos toda la noche para dar de comer a quien quisiera.

Durante siglos se desarrollaron multitud de negocios que ofrecían distintos tipos de comidas, sobre todo asociados a posadas, hospederías y demás sitios donde podías dormir y, con suerte, te daban algo para comer.

De hecho en 1725, en el número 17 de la calle de Cuchilleros de Madrid, se abría la Fonda Botín, un precursor de los modernos restaurantes y que a día de hoy todavía está en activo y se considera por muchos como el restaurante más antiguo del mundo.

Pero para muchos otros los restaurantes tal y como los conocemos hoy en día no aparecerían hasta 1765, momento en el que Boulanger, un mesonero francés, decidió abrir un local en la calle Des Poulies de París donde podías comer en mesas ...