La balada del humor y la corrección política | Déficit | Edición especial |

Episode 5,  Jun 30, 2020, 04:00 PM

Prólogo | Si eres de piel blanda o sensible a comentarios racistas, homofóbicos, misóginos, religiosos y no entiendes el humor ácido, esto no es para ti.

“Sólo el humorismo, el magnífico invento de los detenidos en su llamamiento hacia lo más grande, de los casi trágicos, de los infelices de la máxima capacidad, sólo el humorismo (quizás el producto más característico y más genial de la humanidad) lleva a cabo este imposible, cubre y combina todos los círculos de la naturaleza humana con las irradiaciones de sus prismas. Vivir en el mundo, como si no fuera el mundo, respetar la ley y al propio tiempo estar por encima de ella, poseer, “ como si no se poseyera” , renunciar, como si no se tratara de una renunciación —tan sólo el humorismo está en condiciones de realizar todas estas exigencias, favoritas y formuladas con frecuencia, de una sabiduría superior de la vida.”

– Hermann Hesse - El lobo estepario.

Partiendo de ésta concepción del humor como un estado elevado de la inteligencia humana, quizá el mas genial que tenemos; dice Hesse. Ese que nos brinda la capacidad de hacer comedia tanto en la tragedia como en la virtud, conteniendo en los brazos del humor cualquier suceso en nuestra historia, nos reservamos el derecho a ser políticamente correctos en éste pequeño espacio creado para la irreverencia y la crítica del sistema a nuestro modo.

Entendiendo la corrección política como un lenguaje establecido por un grupo social determinado en función de los términos que mejor reflejen sus ideas y lo políticamente incorrecto como todo lo que no vaya de acuerdo a dichos ideales hasta cierto punto autoritarios y maniqueístas se convierte en un Via Crucis intentar dar una definición aceptable al término porque no sólo no es un sistema, sino que ni siquiera pretende ser coherente, porque no es una doctrina sino más bien una manera de reaccionar a las cosas.
No es constante, ya que depende del grupo con el poder de decidir que es bueno y que es malo, en función de dichos grupos éstos significados podrán ir variando, de la misma manera en que serán afectados por el momento en la historia.
Entonces, lo políticamente correcto remite a un modo de actuar y de hablar que se está imponiendo, pero no como una simple moda; sino como un aparato censor y punitivo respaldado y con base a legislación.

Buscando dar un panorama del clasismo y racismo actual en la sociedad, nuestro filósofo de cabecera Luisito nos plantea verlo desde 3 conceptos básicos.
El primero es el lingüístico; Wittgenstein afirma que imaginar un lenguaje es imaginar una forma de vida, creamos conceptos de las personas basados en la forma en que pensamos que son, como un estereotipo. Para que dicho estereotipo tenga efecto deberá ser aceptado por un acuerdo lingüístico en una parte de la sociedad.
El segundo es el lógico; la palabra debe acompañarse de un hecho comprobable indudable. Es fácil de definir cuando se cuenta con la palabra y el hecho; como en el asesinato de George Floyd, pero se complica cuando hay ambigüedad en los hechos.
El tercero sería antropológico y moral, Ortega y Gasset y la idea de hacerte cargo de tu circunstancia, cómo hacerte cargo de lo que eres y de donde estás, hay cosas que son constantes en tu vida, pero también variables de las que te puedes valer para hacer cambios positivos en tu circunstancia. “Yo soy yo y mi circunstancia, si no la salvo a ella no me salvo a mi”, como dijo tal cual Don José.

Terminamos diciendo que “el humorismo es siempre un poco burgués, aun cuando el verdadero burgués es incapaz de comprenderlo” sólo para citar a Herbbie y que esto se acabe como comenzó.

Todo lo que digamos podrá ser usado en nuestra contra y adelante, sean críticos, tomen sus decisiones basados en su conocimiento y su experiencia; cuestionen desde su inteligencia todo lo que ven o escuchan y formen criterios propios.
Una crítica fresca y constructiva, que ve la luz desde una cabeza que piensa de manera autónoma puede cambiar el mundo. Es estúpido subirte a un camión que no sabes a dónde va sólo porque quien lo maneja trae la camisa que quieres defender.
Vivimos en un país polarizado entre “los buenos y los malos”, siendo éstas definiciones planteadas por quien está en el poder; se puede cohabitar en el centro de ambas ideologías sin ningún problema, se puede tomar lo bueno de cada lado sin dejar de ser coherente.
Sé crítico e inteligente que bots ya hay muchos, cuestiónate todo porque vivimos en un mundo donde la verdad (que es objetiva) ya no es importante, porque ahora lo que importa es lo “correcto” y lo correcto es subjetivo.

Les dejo los links de todas nuestras redes.
Recuerden que también nos pueden escuchar en Spotify y Apple podcast.

————————————————————————————

Síguenos en nuestras desoladas redes sociales:

Escúchanos en: