Santas, profanas y mundanas 12/12/21 #1174

Episode 185,  Dec 13, 2021, 11:20 AM

Pra. Silvia Cinalli
12/12/21
Santas, profanas y mundanas

“Les encomiendo a nuestra hermana Febe, quien es diaconisa... Ayúdenla en todo lo que necesite, porque ella ha sido de ayuda para muchos, especialmente para mí. Den mis saludos a Priscila y Aquila…mis saludos a María, quien ha trabajado tanto por ustedes…a Trifena y Trifosa, obreras del Señor, y a la amada Pérsida, quien ha trabajado tanto para el Señor…”, Romanos 16:1-15, NTV.

Romanos 16 nombra a cuantiosas personas. No podemos decir exactamente la cantidad de hombres o mujeres porque en algunos casos un nombre simboliza a todos los descendientes de esa casa paterna, incluyendo a los servidores y esclavos como parte de ella. La casa de Aristóbulo es un caso y Narciso es otro. Cada nombre encierra grandes historias. Aristóbulo era el nieto de Herodes el Grande. Narciso fue un esclavo liberado por el emperador Claudio y muy cercano a él. Agripina, la esposa de Claudio, lo mandó a matar a fin de que su hijo Nerón heredara del trono y la cuantiosa fortuna de Narciso. Si Aristóbulo fue el nieto de Herodes, y si Narciso había sido secretario de Claudio; entonces, muchos de la corte imperial fueron alcanzados por el evangelio. ¡Bendito sea el Señor que impulsó por medio del Espíritu Santo a los evangelistas de la primera hora para influir en todos los estratos sociales!
Pero lo más llamativo de Romanos 16 es la mención a tantas mujeres y algunos matrimonios. Entre los matrimonios podemos mencionar a Priscila y Aquilas, quienes instruyeron en los caminos de Cristo al mismo Apolos (varón elocuente y poderoso en las Escrituras, Hechos 16:14). Y si prestamos atención, menciona antes a la mujer (Priscila o Prisca) porque aparentemente ella era más prominente y útil en la obra. Luego están Andrónico y Junia que eran evangelistas itinerantes muy reconocidos. Según los historiadores se encontraban entre los 70 misioneros comisionados por Jesús en Lucas 10:1-20. Finalmente, Filólogo y Julia. En cada caso vemos el cumplimiento de la palabra, pues 1ª Corintios 11:11 declara: “…entre el pueblo del Señor, las mujeres no son independientes de los hombres, y los hombres no son independientes de las mujeres”. No hace falta competir ni pelear cuando nos podemos ayudar.
En relación a las mujeres, el apóstol reconoce el poder y la influencia que ejercen en la iglesia, en el matrimonio y en el seno del hogar. Estima la labor de las mujeres de manera tan valiosa como el aporte de los hombres. ¡Una persona rendida a Dios cambia el mundo, sin importar si es hombre o mujer, joven o vieja! Gálatas 3:28 declara: “No hay diferencia entre… el hombre y la mujer. Todos son iguales en Cristo Jesús”, PDT. Una mujer puede cambiar el rumbo de la historia, llevando adelante tanto los propósitos del cielo como los que pertenecen al infierno, según lo que haya abrazado en lo más íntimo de su corazón.

¿Qué significa santa? No significa perfecta sino más bien “dedicada a Dios, consagrada a sus propósitos”. Cuando Pablo habla a los creyentes los trata como santos. Más allá de la justicia imputada en Cristo, el estar dedicados a Dios nos hace santos. ¿Por qué? Porque estamos ‘apartados’ para él y para sus propósitos. No tiene que ver con funciones en el altar sino con realizar cada tarea para la gloria de Dios. Emprender cualquier actividad buscando que Cristo sea conocido y glorificado.

¿Qué significa profana? Es aquella persona que teniendo acceso a los tesoros espirituales no valora la comunión con Dios ni respeta su presencia. Por supuesto que quiere el cielo, pero anhela todos los placeres que pueda obtener, sin importar lo que Dios piense al respecto. Su deseo y voluntad priman en todo tiempo. Profanar es tomar algo destinado al uso sagrado y darle cualquier otro uso. En el plano espiritual son quienes dejaron el llamado y abandonaron al Señor porque algo desvió su corazón. Por ejemplo, una pasión hacia alguien que no estaba interesado en el Señor ni en sus cosas. Primero el corazón se entibió y finalmente se enfrió. Lo mismo sucede si se inicia un emprendimiento o una profesión, colocando cualquiera de estas actividades por encima del Señor. ¡Cuántas mujeres poderosas asumieron que su labor para el Señor era irrelevante y dejaron de servirlo! Mujeres enérgicas en oración, pero que abandonaron el lugar secreto, despreciando los tesoros espirituales. Profano significa también ‘contaminado’. Muchas guerreras de oración eficaces, cuyas oraciones movían el mundo espiritual se han contaminado con el pecado. Pecados secretos en el ámbito sexual y pecados que involucran palabras y/o actitudes del corazón (crítica, murmuración y queja como Miriam, la hermana de Moisés). Efesios 4:29.31: “No digan malas palabras… No hagan poner triste al Espíritu Santo… Saquen de su vida la amargura, el enojo, los insultos, los gritos y toda clase de maldad”, PDT. Pienso en la cantidad de mujeres con espíritu profético, pero apagadas. No pueden perseverar porque su mundo emocional prevalece. Sus decisiones se basan en sus sentimientos volubles. Su llamado a menudo está atizado por el fuego, no del Señor sino de sus pasiones. Y en ese sube y baja emocional quedan entrampadas. Son intercesoras, pero solo cuando tienen ganas. Van al lugar secreto solo cuando están de humor. Se contaminan con conversaciones, expresiones o palabras que desdicen lo que antes declararon en oración. ¿Cuál es el resultado? El diablo se ríe a carcajadas porque no valoramos los tesoros espirituales ni la presencia del Señor en el lugar secreto. Efesios 4:26: “No permitan que la ira (el enojo) les haga cometer pecados… No le den ninguna oportunidad al diablo para que los derrote”, PDT.
La mente es el epicentro de la lucha espiritual y es ahí donde debemos batallar. Si aprobamos cualquier idea del diablo, él dominará nuestros pensamientos. El diablo siempre anda vendiendo ideas, pero a los cristianos se las regala. Los evangelios nos cuentan el peso espiritual de aceptar las ideas del diablo. En la última cena los discípulos: “Estaban comiendo… El diablo ya había puesto en la mente de Judas Iscariote… que traicionara a Jesús”, Juan 13:2, PDT. Ese asentimiento mental de Judas marcó toda la diferencia. Juan 13:27 dice: “En cuanto Judas recibió el pan, Satanás entró en él…”, PDT. La mente debe ser protegida sabiendo que contra ella se asestarán los golpes mortales. Efesios 6:11,17: “Protéjanse contra los engaños del diablo con toda la armadura que les da Dios… Utilicen la salvación como casco protector”, PDT. Pensar en las cosas del Señor, meditar en su carácter y en su Palabra marcan un abismo de diferencia. Efesios 4:23: “dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes”, NTV. La oración perseverante y la búsqueda incesante del Señor se manifestarán en una mente nueva, renovada, transformada. La gran verdad bíblica es que mente puede ser guardada en completa paz, pues Isaías 26:3 dice: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”, VRV.

¿Qué significa mundana? Sin ninguna habilidad espiritual. No entiende nada porque su espíritu carece de vida, está muerto. Una les habla y parece que lo hiciera en otro idioma. Las personas mundanas entienden las palabras, pero desconocen el significado. Se ríen por la ignorancia propia de las cosas espirituales. Miran con desdén porque no captan nada más allá de sus narices. 1ª Corintios 2:14 dice: “El hombre mundano no capta las cosas del Espíritu de Dios. Carecen de sentido para él y no puede entenderlas…”, BDA2010. “El que no es espiritual no acepta lo que viene del Espíritu de Dios porque le parece una tontería…”, PDT. Ahora nos toca decidir a qué grupo pertenecemos. ¿Seremos santas, profanas o mundanas? Y esto no se relaciona con el aspecto sexual, la vida íntima, el estado civil o las apariencias, sino con la vida del espíritu. ¿Hemos aceptado a Cristo en el corazón? ¿Es verdaderamente Cristo el centro de nuestra vida? ¿Lo amamos y respetamos su presencia?
Las mujeres de la iglesia primitiva, según el libro de los Hechos:
1)     Aguardaban el bautismo y la llenura del Espíritu en el aposento alto, al igual que los varones, Hechos 1:14, NTV. ¿Por qué perseveraban? Porque había una promesa: Hechos 2:18 dice: “En esos días derramaré mi Espíritu aun sobre mis siervos —hombres y mujeres por igual —y profetizarán”, NTV.
2)     Sufrían la persecución. Hechos 8:3: “Y Saulo iba por todas partes… y sacaba a rastras tanto a hombres como a mujeres y los metía en la cárcel”, NTV.
3)     Padecían maltrato y tortura por su libre pensamiento. Hechos 22:4: “Perseguí a los seguidores (de Jesús)…, acosando a algunos hasta la muerte, y arresté tanto a hombres como a mujeres para arrojarlos en la cárcel”, NTV.
4)     Ejercían roles sociales de importancia. ¿Cómo lo sabemos? Porque los enemigos del cristianismo ‘apelaron’ al corazón apasionado de las mujeres para provocar una revuelta. Hechos 13:50: “…los judíos provocaron a las mujeres religiosas influyentes… e incitaron a una turba contra Pablo y Bernabé, y los echaron de la ciudad”, NTV. ¿Quieren lío? Busquen mujeres. Pero, ¿quieren transformaciones y avances? ¡Busquen mujeres! Hechos 17:4: “Algunos judíos… se unieron a Pablo y Silas, junto con muchos hombres griegos temerosos de Dios y un gran número de mujeres prominentes”.
5)     Eran intrépidas evangelistas, tanto como el mismo Pablo. Filipenses 4:3 dice: “…te pido a ti, mi fiel colaborador, que ayudes a esas dos mujeres, porque trabajaron mucho a mi lado para dar a conocer a otros la Buena Noticia. Trabajaron junto con Clemente y mis demás colaboradores, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida”.
Una mujer apasionada por Cristo hace estragos en el infierno, el diablo lo sabe muy bien. Por eso intenta frenar el potencial de cada una de ellas o pervertir su corazón para que luchen en contra de todo designio de Dios. El diablo busca que las mujeres sean enemigas de Dios. Él sabe que una mujer en las manos del Señor es una amenaza para su poderío, pero apasionada por el mundo es un lastre para la fe de los suyos y una puerta de perdición. La sensibilidad del corazón de madre y lo aguerrida en sus afectos hace que la influencia de la mujer en la vida cotidiana, en la sociedad y en la iglesia sea incuestionable.
¡Que este sea el día en que despiertes a la fe y te levantes con el poder del Espíritu Santo para hacer temblar al infierno por tu oración poderosa y tu devoción sincera al Señor!