Los tres cielos y los tres infiernos 07/07/19 (#1047)

Jul 08, 2019, 12:55 AM
7/7/2019
Los TRES cielos y los TRES infiernos
 
“Cristo… subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo”, Efesios 4:7-10.  
 
¿Cuántos cielos existen? La pregunta no es descabellada, ya que Pablo visitó el tercer cielo (2ª Corintios 12:2) y Jesús traspasó los cielos (Hebreos 4:14) y“subió por encima de todos los cielos…”, Efesios 4:10. En la época de Pablo se creía que existían siete cielos, pero bíblicamente solo se reconocen tres:
 

1)    Primer cielo. “Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo…”, Juan 17:1. “… Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo…”, Génesis 22:17. Se refiere al cielo atmosférico, en el que las aves vuelan, sopla el viento, se forman las lluvias y se ven las estrellas, la luna y el sol.
 
2)    Segundo cielo. “Porque no luchamos contra gente como nosotros, sino contra espíritus malvados que actúan en el cielo…, Efesios 6:12 (TLA). Este cielo no es el que vemos con nuestros ojos ni tampoco aquel en el que nuestro Dios reina, sino uno en el que Satanás y sus demonios se mueven con libertad:“Ustedes… vivían… según el Príncipe que domina en el espacio…, Efesios 2:1-2 (LPD).  
 
3)    El tercer cielo. Es el lugar donde vive Dios: Dios hizo su casa en el cielo, Amós 9:6 (TLA). “El Señor… gobierna desde el cielo, Salmo 11:4 (NTV). El Señor ha colocado su trono en el cielo…, Salmo 103:19 (PDT). Es llamado también el paraíso: “… Me llevaron de visita al tercer cielo… estuve en el paraíso, 2ª Corintios 12:2 (NT-BAD). Nuestros nombres están escritos en el libro del cielo, Lucas 10:20 (TLA). Somos ciudadanos del cielo: “…Ustedes están registrados como ciudadanos del cielo”, Lucas 10:20 (NT-BAD). Somos bendecidos en el cielo: “Bendito Dios… que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en el cielo…”, Efesios 1:3 (Castillian). Tendremos una casa en el cielo: “Cuando muramos… tendremos una casa en el cielo…”, 2ª Corintios 5:1 (NTV). Nuestra ciudad está en el cielo, Hebreos 11:10.Disfrutaremos de feliz comunión con Jesús en el cielo, Apocalipsis 2:7.Tenemos una herencia en el cielo: “Tenemos una herencia que no tiene precio,una herencia que está reservada en el cielo…”, 1ª Pedro 1:4 (NTV). El cielo será el destino final de los todos los creyentes.
 
De la misma manera que existen varios cielos también existen varios infiernos o lugares de condenación:
 
1)    El Hades o Seol. El Hades es llamado también infierno. Cuando Jesús habló acerca de la iglesia dijo que “Las puertas del infierno (Hades en R.V.) no prevalecerán contra ella”, Mateo 16:18 (RV 1909). Al condenar a la ciudad de Tiro Dios proclamó: “…Cuando yo te convierta en una ciudad en ruinas… te haré habitar en los infiernos…”, Ezequiel 26:19-20 (CJ). En su profecía contra Egipto y su malvado Faraón, Ezequiel expresó: “Están destinados a la muerte, a los infiernos…, Ezequiel 31:14 (CJ). El infierno del Hades parece estar en las profundidades de la tierra. Jesús dijo: “Y tú, Capernaúm… ¡hasta el Hades descenderás!...”, Mateo 11:23 (LBLA). Pablo aseguró que ante Jesús “Se doblará toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, Filipenses 2:10. La expresión “debajo de la tierra” se refiere a los muertos que están en el Hades. Este infierno llamado Hades permanecerá hasta el día del juicio del gran trono blanco donde los muertos serán trasladados a otro infierno llamado lago de fuego, Apocalipsis 20:14. El Hades es un lugar de sufrimiento continuo donde se tiene conciencia del dolor. ¿Te acuerdas de la parábola del rico y Lázaro? Ambos murieron solo que “El pobre fue llevado… al cielo… y el rico… despertó en el infierno…”, Lucas 16:22a (BLA) 22b y 23 (NT-BAD). El hombre rico sufría en medio de las llamas y no quería que sus familiares lo acompañaran: “Te ruego… que mandes a Lázaro a la casa de mi familia. Que avise… que, si no dejan de hacer lo malo, vendrán a este horrible lugar”, Lucas 16:27-28 (TLA).
 
2)    El abismo. “Dios no dejó sin castigo a los ángeles que pecaron. Al contrario, los envió al infierno (abismo, NVI)… donde estarán hasta el día del juicio”, 2ª Pedro 2:4 (PDT). “Y a los ángeles, que no conservaron su primera dignidad… los reservó para el juicio del gran día, en el abismo tenebroso, con cadenas eternales”, Judas 1:6 (ORO). El abismo es el lugar o la prisión en la que están detenidos muchos espíritus malignos. ¿Recuerdas la legión de demonios que tenía el gadareno? Ellos le rogaron a Jesús que “No los mandase ir al abismo, Lucas 8:31. El anticristo vive allí, pues la Biblia dice que “Sube del abismo” (Apocalipsis 11:7); además es llamado “El ángel del pozo del abismo”(Apocalipsis 9:1) debido a que es su residencia actual. Satanás será encarcelado en el abismo durante mil años, Apocalipsis 20:3. 
 
3)    Lago de fuego. Este es el infierno eterno y definitivo. Es el destino final de Satanás, el anticristo y el falso profeta: “El diablo… fue lanzado al lago de fuego… donde ya estaban la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por siempre jamás, Apocalipsis 20:10 (NTV). El Hades dejará de existir y sus muertos serán trasladados al lago de fuego: “La muerte y la tumba fueron lanzadas al lago de fuego… que es la segunda muerte, Apocalipsis 20:14 (NTV). Finalmente todas las personas que no se hayan acogido a la salvación ofrecida por Dios a través de su Hijo Jesucristo pasarán la eternidad en este infierno: “Y todo el que no tenía su nombre registrado en el Libro de la Vida fue lanzado al lago de fuego”, Apocalipsis 20:15 (NTV). “… Los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos,tendrán su destino en el lago de fuego…, Apocalipsis 21:8 (NTV). Hoy en día el lago de fuego está vacío, pero una vez inaugurado el que ingrese allí nunca más podrá salir: “Si el hombre descendiere a los infiernos, ya no ascenderá…jamás regresa de allí, Job 7:9a (Jünemann) y 7b (DHH).
 
La Biblia es muy gráfica cuando se refiere al infierno. Utiliza imágenes y expresiones como “horno de fuego y lloro y crujir de dientes” (Mateo 13:42),“gusano que no muere… y fuego que nunca se apaga…” (Marcos 9:48). Se dice que“se les atormentará con fuego y azufre ardiendo… y el tormento se elevará eternamente…”, Apocalipsis 14:10-11 (NT-BAD). “Serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”, Apocalipsis 20:10 (NT-BAD). “El castigo… durará para siempre…”, 2ª Tesalonicenses 1:9 (PDT). ¿Es posible escapar del infierno?Todo el que desee evitar el infierno puede hacerlo mientras esté vivo. Después de muerto es imposible. El purgatorio no es mencionado en la Biblia. Los pasajes bíblicos que tratan del mundo venidero no presentan más que dos destinos posibles: cielo o infierno: la puerta estrecha al cielo y la ancha al infierno, Mateo 7:13-14. La cizaña arrojada al horno (infierno) y el trigo metido en el granero celestial, Mateo 13:41-50. Las vírgenes insensatas son dejadas afuera (infierno) y las prudentes entran al cielo, Mateo 25:10-11. El servidor infiel es echado a las tinieblas (infierno) mientras que el fiel entra en el gozo de su señor, Mateo 25:21,30. El rico malvado es llevado al tormento (infierno) y Lázaro al seno de Abraham, Lucas 16:22-23.
 
¿Por qué la Biblia habla tanto acerca del mundo venidero? ¿Por qué es tan explícita al referirse al infierno? ¡Porque Dios desea salvarnos de esa eterna condenación! ¿Y por qué razón son cada vez menos los espacios (incluida la iglesia) donde se reflexiona acerca del más allá? ¡Porque Satanás desea nuestra condenación! No quiere ir solo al fuego eterno, sino arrastrar a la mayor cantidad posible de personas con él. Los primeros cristianos vivían con la mirada puesta en la eternidad. Esa es la razón por la que los evangelios y las cartas apostólicas nos advierten tanto acerca del tormento eterno. Es más, el ABC del discipulado cristiano incluía temas como la resurrección de muertos, el juicio final y la eternidad: “… Dejemos de ocuparnos de las primeras enseñanzas que se nos dieron… Dejemos de hacer lo malo, sigamos a Cristo, y dejemos de pecar… debemos confiar en Dios… y también sabemos… que los muertos volverán a vivir, y que habrá un juicio final… todo esto lo seguiremos enseñando…”, Hebreos 6:1-3 (TLA).
 
¿Cuál es la condición establecida por Dios para ir al cielo? Creer. “Dios… nos ha dado vida eterna, y… tendremos esa vida si creemos en su Hijo, 1ª Juan 5:11 (TLA). “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su único Hijo para que todo aquel que en El cree no se pierda, más tenga vida eterna… a aquellos que han depositado en Él sus esperanzas de salvación no les espera ninguna condenación eterna. Pero aquellos que no creen en El ya están condenados…”, Juan 3:16-18 (NT-BAD). Jesús dijo que “El que se niegue a creer será condenado”, Marcos 16:16 (NTV). No existen las excusas. Solo el que quiere irá al infierno. ¿Cuál será tu decisión? ¿Eterna perdición en el lago de fuego con Satanás o, salvación eterna en el cielo con Cristo y su iglesia?